FAHRENHEIT, del artista extremeño Luis Costillo, en Lisboa

La exposición FAHRENHEIT, que fue producida por el MEIAC y donde pudo verse entre 2018 y 2019 para, posteriormente, itinerar al Centro de Arte e Cultura de la Fundação Eugénio de Almeida en Évora, está abierta al público desde el 23 de septiembre hasta el 30 de noviembre en el Instituto Cervantes de Lisboa (Rua Santa Marta 43 F).

En esta ocasión, la exposición se enmarca dentro de la programación de Mostra Espanha, festival bienal de cultura española que se desarrolla en Lisboa entre septiembre y diciembre, con un programa de actividades promovido por el Ministerio de Cultura y Deporte, para mostrar la actividad de las industrias culturales españolas, en colaboración con la Embajada de España y el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E) y el propio Instituto Cervantes de Lisboa.

FAHRENHEIT 2021 muestra una selección de trabajos realizados por Luis Costillo desde 2005 hasta 2019, año de su fallecimiento y, aunque abarca diversos tipos de obra, el grueso de la exposición está compuesto por libros de artista. Entre estas obras está parte de su última producción, que sólo se ha mostrado al público en la última exposición en Évora en 2020, y otras aún no vistas por el público.

Luis Costillo se inició en Madrid en 1976 (Pequeño Formato, Sala ONDAR). En esos años, hasta los primeros ochenta, su pintura fue básicamente de formación. A partir de la segunda mitad de la década, su estilo comienza a perfilarse; se aleja de la pintura meramente figurativa y se baña de expresionismo y de ironía dadaísta y referencias literarias. Los lienzos crecen y el mix y el collage se imponen con la incorporación de variados elementos: lona, chapa, transfers fotográficos... (Exhibición de Atrocidades, Granada, 1984; Mix Media, Coín, 1989). En los años noventa es el propio soporte el que evoluciona y habla, convirtiéndose en territorio de pruebas. Aparecen los objetos intervenidos y abundan ensamblajes y seriaciones; el acrílico y el lienzo conviven con propuestas a veces directamente escultóricas (El Ojo Frío, 1997; E.D.E.N., 2004, ambas en Cáceres) que también derivarán hacia la instalación (Los Rebeldes, Fregenal de la Sierra, 1999; Vincent. La Sombra Debida, MEIAC, Badajoz, 2004).

Luis Costillo también desarrolló una abundante obra sobre papel, que le abrió un nuevo campo para la experimentación formal y técnica y que acabó cuajando en una brillante labor que le ocuparía hasta el final de sus días: la producción de libros de artista. Alrededor del año 2005, abandonó en la práctica la pintura, sobre todo los grandes formatos, y orientó su trabajo a la confección de libros en los que formulaba propuestas que no podían encontrar adecuada expresión como obras para pared. Fahrenheit nació aquí. Desde aquí creció, desde esos volúmenes, donde se entrecruzaron fructíferamente lo literario y lo plástico, pudo Luis Costillo desarrollar y expandir sus pensamientos.

Desde su formulación inicial, Fahrenheit ha podido verse en Granada (2009 y 2011), Cáceres (2010), Badajoz (2012 y 2018), Vitoria (2015), Oviedo (2015) y, tras la muerte del autor, en la Fundação Eugenio de Almeida, de Évora (2019).

 

Fahrenheit en el Instituto Cervantes de Lisboa